domingo, 30 de julio de 2017

Fantasy Rankings (2017): Alas Cerradas (TEs)


Es una de las posiciones cuya relevancia en fantasy ha venido incrementando año con año. Sin embargo, su rol en cada equipo, así como la disponibilidad de dos o más jugadores en la misma posición y la competencia de “targets” con los receptores, provoca que haya más variabilidad en su producción. Siendo muy estrictos, podría decirse que solo hay entre cinco o siete jugadores de esta posición con una producción más o menos constante. El resto suele ser un volado semana tras semana. Es por esto que no es descabellado pensar en seleccionar en rondas tempranas (2 o 3) a uno de los jugadores productivos y así, por lo menos, asegurar un aporte consistente jornada tras jornada.

Al igual que con los receptores, la productividad de las alas cerradas suele estar atada al desempeño de su quarterback. Así que es importante tomar en cuenta este factor semanalmente.

La puntuación estándar para las alas cerradas es de la siguiente manera:

10 yardas por recepción = 1 punto
Touchdown por recepción = 6 puntos
10 yardas por carrera = 1 punto
Touchdown por carrera = 6 puntos
Balón suelto perdido = -2 puntos

Asimismo, en las ligas PPR (puntos por recepción) le será asignado un punto o una fracción de punto, dependiendo de la configuración de la liga, por cada atrapada realizada.

1. Travis Kelce (8.53 puntos estándar por juego). Tuvo un cierre de temporada muy productivo en 2016. De la semana 11 a la semana 16, acumuló 43 recepciones para 659 yardas y un touchdown. Tuvo seis juegos de 100+ yardas. Al final, terminaría imponiendo nuevos máximos personales en recepciones (85) y yardas (1,125). Continuará siendo el receptor más buscado por Alex Smith para esta temporada. Su principal diferenciador es que no ha perdido tiempo de juego después de su temporada de novato (48 juego consecutivos participando).

2. Rob Gronkowski. (12 puntos estándar por juego). Ya sé, muchos se preguntarán porque Gronkowski es #2. Básicamente, todo recae en las lesiones. Cuando está sano, esta ala cerrada es uno de los jugadores (no solo ala cerrada) más productivos. Pero en 2016, solo participó en ocho juegos lidiando con una variedad de lesiones. En este punto de su carrera, ha perdido juegos por conmoción, fractura de antebrazo, lesión en la espalda y ruptura de ligamento en la rodilla. Así que es un gran riesgo construir un equipo de fantasy en torno a este jugador.

3. Greg Olsen (7.83 puntos estándar por juego). Se ha convertido en el receptor más confiable para Cam Newton. Ha sido el líder del equipo en ese departamento en cuatro temporadas consecutivas. Tal vez no sea una máquina de anotar touchdowns, pero su producción suele ser bastante consistente. Además, su durabilidad también es una característica importante. Ha participado en los 16 juegos de temporada regular por nueve temporadas consecutivas.

4. Jimmy Graham (7.78 puntos estándar por juego). Graham logró reponerse de una lesión en la rodilla que pudo ser catastrófica y atrapó 65 pases para 923 yardas y seis touchdowns en 2016. Aún no iguala la producción que llegó a tener en Nuevo Orleans, pero tras un año más de trabajo con Russell Wilson, sus números podrían continuar mejorando. Al final, es uno de los mejores haciendo jugadas en zona roja.

5. Jordan Reed (8.55 puntos estándar por juego). Bien podría ser #2 en la lista, pero las lesiones también lo han afectado significativamente. En cuatro años de carrera, aún no ha logrado jugar los 16 partidos de temporada regular. En 2016, participó en 10 juegos en los que sumó 66 recepciones para 686 yardas y seis touchdowns. Es, indudablemente, uno de los receptores preferidos de Kirk Cousins. Por lo pronto, en pretemporada, ya ha sido anunciado que no estará practicando debido a una lesión en el pie.

6. Martellus Bennett (7 puntos estándar por juego). Bennett pasará de atrapar pases de Tom Brady a atrapar los de Aaron Rodgers. Dos años consecutivos con QBs de élite. En Nueva Inglaterra, finalizó la temporada con 55 recepciones para 701 yardas y siete touchdowns. En Green Bay, se convertirá en el ala cerrada titular inmediatamente, así que eso le asegura tener una carga de trabajo de al menos unos 70 targets.

7. Tyler Eifert (8.67 puntos estándar por juego). Otra ala cerrada que suele ser muy productivo cuando está sano. Lamentablemente, eso ha sido muy ocasional durante su carrera. En 2016, solo participó en ocho juegos y el primero ocurrió hasta la semana 7. Su producción total fue de 29 recepciones para 394 yardas y cinco touchdowns. En zona roja, Andy Dalton siempre procurará ir en su dirección, lo cual lo hace bastante valioso.

8. Delanie Walker (8 puntos estándar por juego). En 2016, la ofensiva aérea de Tennessee estuvo más diversificada, así que eso le hizo perder targets a Walker. De haber sido buscado en 133 ocasiones en 2015, pasó a 102 en 2016. Con la llegada de Eric Decker (WR) y Corey Davis (WR) a Tennessee, Walker podría ver menos targets en 2017. No obstante, aún provee un par de manos muy confiables para Marcus Mariota.

9. Zach Ertz (7.54 puntos estándar por juego). El jugador que mejor conexión tuvo en el juego aéreo con el novato Carson Wentz. Tal vez no sea el ala cerrada más explosivo, pero es de manos seguras y muy bueno trazando sus rutas. Por otro lado, en los dos últimos años, al menos, su producción aumenta considerablemente en el mes de diciembre, así que es particularmente valioso para playoffs. Basta decir que, en la primera mitad de la temporada de 2016, promedió solo 4.96 puntos estándar, mientras que, en la segunda, esa cifra aumentó a 10.11.

10. Kyle Rudolph (7.87 puntos estándar por juego). En 2016, Rudolph se vio beneficiado por el estilo conservador de Sam Bradford, quien continuamente buscaba las trayectorias cortas. Finalizaría como el ala cerrada con más targets en la temporada con un total de 132. En total, sumó 83 recepciones para 840 yardas y siete touchdowns (todos máximos personales en la carrera de este jugador).

11. Eric Ebron (6.42 puntos estándar por juego). Un jugador que aún se encuentra en desarrollo, aunque su involucramiento en la ofensiva de Detroit incrementó considerablemente en 2016. Terminó la temporada con 61 recepciones para 711 yardas y un touchdown. Matthew Stafford raramente lo buscó en zona roja. Así que la mayor parte de sus puntos vinieron de la producción en yardaje. Es un jugador que puede proveer cierta estabilidad, pero es, más bien, de uso ocasional.

12. Hunter Henry (7.21 puntos estándar por juego). Tuvo una buena temporada como novato sumando un total de 36 recepciones para 478 yardas y ocho touchdowns en 54 targets. Es importante recordar que estuvo compartiendo el campo con Antonio Gates, así que su producción se vio limitada. Para 2017, continuará con este mismo papel, no obstante, su juventud, dinamismo y un mayor entendimiento con Philip Rivers hacen pensar que podría comenzar a tener mayor relevancia que Gates en algún punto de la temporada.

13. Jason Witten (5.20 puntos estándar por juego). Witten continúa siendo el receptor más seguro en Dallas. Sin embargo, para cuestiones de fantasy, su producción es más bien mediana. En 2016, atrapó 69 pases para 673 yardas y tres touchdowns. Solo tendría un juego con 100+ yardas. Su valor es mayor en ligas PPR. En ligas estándar, Witten es un ala cerrada complementario.

14. Jack Doyle (5.4 puntos estándar por juego). Tras las continuas lesiones de Dwayne Allen, Doyle emergió como el titular en la posición para Indianápolis en 2016. Ahora que estará en un papel protagónico desde inicio de temporada, hay razones para pensar que la producción de Doyle podría ser mayor en 2017.  Además, hay que recordar que Allen partió a Nueva Inglaterra.

15. Julius Thomas (5.78 puntos estándar por juego). La migración hacia Jacksonville no le sentó bien a Thomas. No es lo mismo recibir pases de Payton Manning que de un Blake Bortles en regresión. Adicionalmente, las lesiones también lo han afectado. Para este año, se reunirá de nuevo con Adam Gase, el coordinador con quien tuvo mucho éxito en Denver. Así que su carrera podría revitalizarse atrapando pases de un Ryan Tannehill que va en ascenso bajo la tutela de Gase.

16. Jesse James (3.8 puntos estándar por juego). Tras la partida de Ladarius Green, Jame será el titular en Pittsburgh. En 2016, dio algunos destellos de su potencial. Finalizaría la temporada con 338 yardas y tres touchdowns. Tendrá mucha competencia en la distribución de targets, sin embargo, Ben Roethlisberger suele usar con frecuencias a sus alas cerradas en situaciones de presión. Su altura (1.99 metros) le da una gran ventaja para pases en zona roja.

Otras alas cerradas

17. C.J. Fiedorowicz.

18. Charles Clay.

19. Austin Hoopler.

20. Coby Fleener.

21. Jared Cook.

22. Benjamin Watson.

23. OJ Howard

24. David Njoku

25. Evan Engram

26. Vance MacDonald.

27. Tyler Higbee.

28. Zach Miller.

29. Jermaine Gresham.

30. Marcedes Lewis

31. Jordan Legget

32. Virgil Green

miércoles, 26 de julio de 2017

Fantasy Rankings (2017): Receptores (WRs)


En los últimos años, la posición de receptor había tenido un aumento notable respecto a su relevancia en fantasy. Producto de ello fue el surgimiento de estrategias como la “zero running back” que hace referencia a tomar la mayor cantidad de receptores relevantes en las primeras rondas del draft y dejar los corredores para el último. Sin embargo, esa tendencia sufrió un cambio para 2016.

En general, los números de los receptores más productivos cayeron la temporada pasada. En 2016, solo hubo tres receptores con cien o más recepciones, ninguno superó las 1,500 yardas y solo cinco tuvieron doble dígito en touchdown. En comparación, en 2015, hubo siete receptores con más de 100 recepciones, cuatro que superaron las 1,500 yardas y 10 con doble dígito de touchdowns. Casi el doble en todas las categorías. Esta situación se debió, en gran parte, a una menor concentración de targets y a equipos que volvieron a enfocarse en su juego terrestre (como Pittsburgh). Por ejemplo, mientras que Julio Jones y Antonio Brown vieron 204 y 195 targets en 2015, en 2016, solo vieron 129 y 155, respectivamente.

Así que, para este año habrá que ser más cautelosos con los receptores y no engolosinarse con ellos en la primera mitad del draft. Aún será difícil dejar pasar a un Antonio Brown o un Julio Jones en la 1ª ronda, pero me parece que si se tiene oportunidad de tomar un Le’Veon Bell o David Johnson, habrá que irse por ellos antes que cualquier receptor.

La puntuación estándar para los receptores es de la siguiente manera:

10 yardas por recepción = 1 punto
Touchdown por recepción = 6 puntos
10 yardas por carrera = 1 punto
Touchdown por carrera = 6 puntos
Balón suelto perdido = -2 puntos

Hay otro tipo de ligas llamadas PPR (puntos por recepción) que adicional al yardaje también otorgan un punto o una fracción de punto por cada pase atrapado. Asimismo, dependiendo de la configuración de la liga también puede haber bono por sobrepasar las 100 yardas o por atrapadas largas (+50 yardas).

El ranking de los WRs para este año es el siguiente:

1. Antonio Brown (13.36 punto estándar por juego). Viene de su temporada más floja en fantasy desde 2013. El giro de estrategia ofensiva en Pittsburgh en la segunda mitad de temporada orientándose mucho más al juego terrestre, terminó por afectarlo. Por otro lado, de los 12 touchdowns que anotó en la temporada, siete los hizo en tres juegos. Así que su aportación en fantasy tuvo mucho más variabilidad que en otras temporadas. A eso hay que sumarle que Ben Roethlisberger solo fue efectivo en casa. Aún bajo estas circunstancias, vuelve a ser la mejor opción como WR #1.

2. Julio Jones (12.64 puntos estándar por juego). Fue parte de la mejor ofensiva de la temporada. No obstante, también fue presa de un grupo mucho más diversificado de receptores. De esta manera, Jones vio su carga de trabajo disminuida. Aún así, tuvo una de las mejores actuaciones de la temporada al atrapar 12 pases para 300 yardas y un touchdown en la semana 4. El problema para muchos de sus "dueños" fue que terminó aportando muy poco (casi nada) en las semanas de playoffs. Para 2017, continuará como el WR más peligroso de la liga, solo resta ver como reacciona su QB ante la partida de Kyle Shanahan.

3. Odell Beckham Jr. (12.04 puntos estándar por juego). El primer touchdown de OBJ13 tardó cinco semanas en llegar, así que hubo un momento de gran duda de su papel en fantasy. No obstante, logró enderezar el rumbo y, a partir de la semana 5, promedió 13.53 puntos por juego. Ahora que estará rodeado de un grupo de receptores mucho más robusto (Brandon Marshall, Evan Engram) podría ver más espacios disponibles para hacer jugadas grandes. 

4. Mike Evans (12 puntos estándar por juego). Evans terminó la temporada como el jugador con más targets en la liga (175). De la semana 1 a la 12, solo hubo un par de juegos en los que no tuvo doble dígito de targets. Ya para el último cuarto de temporada, su carga de trabajo disminuyó y solo vería un juego con doble dígito de targets. Definitivamente es el receptor en quien más confía Jameis Winston y ahora que estará acompañado por DeSean Jackson y OJ Howard (TE), su producción podría ser mayor aún con menos targets.

5. AJ Green (13.37 puntos estándar por juego). La carga de trabajo de este receptor se vio incrementada notablemente tras la salida de Marvin Jones, Mohamed Sanu y las lesiones de Tyler Eifert. Así que Green se encaminaba a tener su temporada más productiva promediando 107 yardas por juego, sin embargo, una lesión lo dejó fuera después de la semana 11. Para 2017, Green volverá a estar sano y listo para continuar viendo una cantidad considerable de pases en su dirección. Lo que genera un poco de duda es como responderá el resto de la ofensiva.

6. Jordy Nelson (12.98 puntos estándar por juego). Después de perderse toda la temporada 2015, Nelson regresó con fuerza para 2016. De la mano de Aaron Rodgers, la segunda mitad de temporada fue espectacular y promedió 14.6 puntos por juego. No cabe duda que es el receptor favorito de uno de los mejores QBs en la liga y mientras ambos estén sanos, Nelson será un activo muy valioso en fantasy. 

7. TY Hilton (11.3 puntos estándar por juego). Con Andrew Luck jugando la mayor parte de latemporada, Hilton demostró que puede ser uno de los receptores más productivos en la liga. De hecho, fue el #1 en yardas por recepción con 1,448, aunque solo tuvo seis touchdowns. Para 2017, continuará siendo el receptor más dominante en Indianápolis.

8. Doug Baldwin (9.55 puntos estándar por juego). Baldwin pasó de 14 touchdowns en 2015 a solo siete en 2016, sin embargo, más allá de ver este descenso estadístico se pudo apreciar un mayor involucramiento en la ofensiva de Seattle. De no ser porque Russell Wilson comenzó muy lento la temporada, es posible que los números de Baldwin hubieran podido ser mucho mejores.

9. Michael Thomas (10.91 puntos estándar por juego). El novato respondió rápidamente con Drew Brees como quarterback. Sus 92 recepciones son la segunda mejor marca en la historia para un jugador de primer año, mientras que sus 1,137 yardas son la séptima. Uno de los aspectos que más sorprendió es que Thomas fue el receptor más buscado por Brees en zona roja, lo cual lo hace extremadamente atractivo para su segunda temporada. Tras la partida de Brandin Cooks, su papel en la ofensiva podría ser mayor.

10. Amari Cooper (8.83 puntos estándar por juego). Es un receptor productivo en cuanto a yardas y recepciones se refiere, no obstane, Derek Carr prefiere a Michael Crabtree o a Seth Roberts en zona roja. Cooper solo tuvo cinco touchdowns en 2016. Esta situación lo limita considerablemente como una selección de 3a ronda o superior y, por lo tanto, como un WR #1. Por otro lado, su papel como un receptor #2 es mucho más viable.

11. Dez Bryant (10.46 puntos estándar por juego). Bryant está rodeado de un equipo que lo puede llevar a ser un Top 5 en su posición. ¿por qué no está ahí ahora? básicamente por sus continuas lesiones. Debido a éstas, Bryant ni siquiera ha alcanzado el liderato como receptor del equipo desde 2014. Podría ser una apuesta interesante si alguien lo quiere tomar en las primeras tres rondas, pero su reciente fragilidad hace pensar que antes de tomarlo, primero se tiene que fortalecer el roster. 

12. Davante Adams (10.48 puntos estándar por juego). 2016 fue la tercera temporada de Adams como profesional y, hasta ahora, ha sido la mejor. Mostró manos muchos más seguras y más disciplina en sus trayectorias. La presencia de Jordy Nelson también le ayudó a enfrentar frentes defensivos más relajados. Si su evolución continúa, es posible verlo conformando una de las parejas de receptores más peligrosas en 2017.

13. Demaryius Thomas (8.39 puntos estándar por juego). La situación de QB en Denver no ayudó a que Thomas tuviera su mejor temporada. De hecho, apenas sobrepasó las 1,000 yardas (1,083) y tuvo cinco recepciones de touchdown. No obstante, continúa siendo el WR #1 de su equipo y con un año más de experiencia por parte de Trevor Siemian y Paxton Lynch es posible pensar que su producción puede volver a los niveles previamente vistos.

14. Allen Robinson (7.64 puntos estándar por juego). Robinson fue una de las mayores decepciones en 2016. Después de haber atrapado 14 touchdowns y haber tenido 1,400 yardas en 2015, su producción cayó a 883 yardas y seis touchdowns en 2016. Por supuesto, mucho tuvo que ver la regresión de Blake Bortles. Esta temporada, con una ofensiva terrestre fortalecida y esperando una mejora significativa por parte de Bortles, Robinson podría ser una adición importante en rondas medias.

15. Terrelle Pryor (7.79 puntos estándar por juego). Siendo parte de uno de los equipos con más deficiencias y adaptándose a una nueva posición, Pryor realmente tuvo una temporada extraordinaria. Para 2017, estará en un nuevo equipo, uno en donde tendrá posibilidades de continuar como WR #1. Washington tiene una ofensiva aérea muy productiva, así que Pryor podría continuar escalando posiciones en el ranking de receptores.

16. Jarvis Landry (8.47 puntos estándar por juego). Sus características físicas y de juego son más parecidas a las de un WR de posesión, lo que le da mayor valor en ligas PPR. En 2016, Jarvis comenzó la temporada como el ofensivo más productivo del equipo (44 targets, 375 yardas, un Td en los primeros cuatro juegos). Sin embargo, una vez que Jay Ajayi comenzó a producir, el papel de Landry cambió y su aportación estadística cayó significativamente. Aún así, logró superar las 1,000 yardas (1,136) y continuará siendo el receptor preferido de Ryan Tannehill, muy por encima de DeVante Parker o Kenny Stills.

17. Michael Crabtree (9.08 puntos estándar por juego). Se mantiene como el receptor preferido de Derek Carr en zona roja y eso lo hace particularmente valioso. Con una ofensiva terrestre encabezada por Marshawn Lynch, sus oportunidades de hacer jugadas grandes muy posiblemente aumentarán. 

18. Sammy Watkins (7.57 puntos estándar por juego). El principal reto de este jugador es mantenerse sano. 2016 fue una temporada en la que se perdió nueve juegos con un problema en el pie. Si logra mantenerse en el campo, no debe haber problema para que produzca. No obstante, ante esa duda, tomarlo en las primeras rondas es un gran riesgo. 

19. Golden Tate (8.11 puntos estándar por juego). Comenzó la temporada de manera floja. De hecho, Marvin Jones parecía quitarle el puesto como WR #1 en Detroit. Sin embargo, conforme pasaron las semanas su producción fue aumentando y demostró que es aún el receptor más confiable y consistente para Matthew Stafford. 

20. Alshon Jeffery (7.84 puntos estándar por juego). Llega a un nuevo equipo (Filadelfia) en donde, inmediatamente, se convierte en el receptor #1. Se espera que contribuya al desarrollo de Carson Wentz, quien contará por primera vez con un receptor de su tipo. Su principal desventaja es que ha batallado con lesiones recientemente y también fue suspendido por consumo de sustancias prohibidas.

21. Larry Fitzgerald (8.39 puntos estándar por juego). Fitzgerald se ha mantenido como el ofensivo más consistente en Arizona en la última década (en realidad, desde que llegó a la NFL en 2004). Ahora, su rol es más de un receptor de posesión que de una amenaza vertical, pero aún es capaz de hacer jugadas grandes y continuará siendo el más buscado por Carson Palmer.

22. DeAndre Hopkins (7.46 puntos estándar por juego). Muchos vimos a Hopkins como un jugador de 1a o 2a ronda en 2016, especialmente después de producir como lo hizo en 2015. Aún sin estabilidad en la posición de QB se pensaba que su éxito continuaría. No fue así. Para 2017, hay que tomarlo con más cautela. Sin duda es un gran atleta, pero con tantas dudas en la ofensiva a su alrededor, su producción podría tardar en volver a lo mostrado en 2015.

23. DeSean Jackson (83 puntos estándar por juego). Estrenará equipo en 2017. Jackson se ha mantenido como uno de los jugadores más explosivos en los últimos años, capaz de cambiar el rumbo de un juego en cualquier momento. Habrá que ver como se adapta con Jameis Winston, en el papel, debe ser un receptor que lo ayude a continuar con su desarrollo. Las lesiones han hecho de las suyas para disminuir su producción.

24. Brandon Marshall (6.45 puntos estándar por juego). 2016 fue una decepción total para este receptor. En 2015, no tuvo problemas para tener sincronía con Ryan Fiztpatrick, situación que no se repitió la temporada pasada. Este año, se encontrará en un nuevo equipo (NY Giants). Compartiendo el campo con Odell Bekcham Jr. seguramente le ayudará a tener duelos mucho más favorables, además de tener un quarterback de mucha experiencia. Es una opción muy viable como receptor #2 o #3, aunque no sería sorpresa si logra sobrepasar estas expectativas.

25. Emmanuel Sanders (8.74 puntos estándar por juego). Fue el receptor #2 en Denver. A pesar de que su producción fue menor a la de Demaryius Thomas, Emmanuel tuvo juegos destacados con mayor frecuencia. Eso habla de su capacidad para hacer jugadas grandes. Con mayor estabilidad en la posición de quarterback, este receptor podría mejorar sus estadísticas, especialmente en lo que se refiere a touchdowns.

26. Tyreek Hill (6.66 puntos estándar por juego). Tal vez el jugador más explosivo en 2016. Tyreek Hill es oficialmente un receptor, pero igual hace jugadas desde el backfield o en equipos especiales. Así que tiene oportunidad de generar puntos en casi todas las dimensiones del juego. El único detalle de Hill es que es extremadamente dependiente de generar jugadas grandes. Solo tuvo un par de juegos con 10 o más toques de balón. Seguramente, Andy Reid buscará involucrarlo aún más para este año, el riesgo es que no es el más corpulento ni el de mayor tamaño para resistir los embates defensivos continuamente.

27. Julian Edelman (7.91 puntos estándar por juego). Edelman viene de su segunda temporada de 16 juegos en ocho años de carrera. Con la baja de Rob Gronkowski, él surgió como el principal receptor de Tom Brady. De hecho el cambió fue muy notorio de la primera mitad de temporada en la que promedió solo 5.23 puntos, a la segunda mitad de temporada (ya sin Gronkowski), en la que promedió 10.6 puntos. Con un backfield concurrido y el regreso del ala cerrada estrella de Nueva Inglaterra, los 99

28. Brandin Cooks. (10.89 puntos estándar por juego). En una de las ofensivas aéreas más explosivas, Cooks terminó siendo relegado a WR #2 por Michael Thomas. Terminaría la temporada con 1,173 yardas y 8 touchdowns, cifras nada despreciables. Su talento y velocidad son sorprendentes, la principal duda para esta temporada es cual será su papel en Nueva Inglaterra, especialmente, con un grupo de corredores, alas cerradas y receptores tan concurrido. 

29. Donte Moncrief (9.08 puntos estándar por juego). Moncrief no ha logrado despegar como se esperaba debido a lesiones. Cuando está al 100%, se convierte en el receptor preferido de Andrew Luck en zona roja (si, aún más que TY Hilton). Tan solo por eso vale la pena echarle un vistazo en ronda medias. 

30. Martavis Bryant (suspendido en 2016). Perdió toda la temporada pasada. Su ausencia fue bastante notoria ya que fuera de Le'Veon Bell y Antonio Brown no hubo otro jugador que realmente impactara en la ofensiva de Pittsburgh. Si se mantiene fuera de problemas, Bryant puede ser una adquisición muy valiosa en el draft.

31. Cameron Meredith (7.64 puntos estándar por juego). Ante las lesiones de Alshon Jeffery y Kevin White, Meredith surgió como la principal opción para los quarterbacks de Chicago y no decepcionó. Para este año, puede ser considerado como el WR #1 del equipo desde el inicio. Me parece que es una apuesta confiable  como WR #2 o WR #3 en fantasy. 

32. Jamison Crowder (7.67 puntos estándar por juego). Es un receptor muy veloz y que juega principalmente desde el slot. Su mayor producción fue cuando Jordan Reed estuvo fuera, pues es capaz de correr rutas muy similares. Tras la partida de DeSean Jackson, su trabajo podría verse incrementado, aunque estará detrás de Terrelle Pryor, Josh Doctson y Jordan Reed como objetivo de los pases de Kirk Cousins.

Otros receptores

33. Keenan Allen.

34. Willie Snead.

35. Stefon Diggs.

36. Kelvin Benjamin.

37. Pierre Garcon.

38. DeSean Jackson.

39. DeVante Parker.

40. Mike Wallace.

41. Jordan Matthews.

42. John Brown.

43. Marvin Jones.

44. Adam Thielen.

45. Kenny Britt.

46. Tavon Austin.

47. Corey Davis.

48. Corey Coleman.

49. Robert Woods.

50. Breshad Perriman.

51. Randall Cobb.

52. Josh Doctson.

53. Jeremy Maclin.

54. Rishard Matthews.

55. Eric Decker.

56. Quincy Enunwa.

57. Sterling Shepard.

58. Tyrell Williams.

59. Will Fuller.

60. Ted Ginn.

61. Cole Beasley.

62. Tyler Lockett.

63. Kenny Stills

64. Allen Hurns.

miércoles, 19 de julio de 2017

Fantasy Rankings (2017): Corredores (RBs)


La posición de corredor es tal vez la más valiosa en fantasy. Después de haber perdido valor entre las temporadas 2014 y 2015, en 2016, esta posición volvió a ser fundamental para ganar campeonatos. Aquellos que tuvieron en sus equipos a Ezekiel Elliott, Le'Veon Bell, David Johnson, LeSean McCoy y  LeGarrette Blount, entre otros; se vieron continuamente beneficiados durante la temporada pasada. De hecho, en mi opinión, la posición de corredor se apreció respecto a la de receptor. Aquellos que siguieron estrategias como la de "zero running back" y se fueron por los receptores más valiosos en el draft (como un servidor), tuvieron un camino más complicado para llegar a playoffs.

En una liga dominada por el pase, parecía que la posición de corredor se devaluaría sin remedio. Sin embargo, los sistemas ofensivas han ido involucrando con mayor frecuencia al RB en el juego aéreo. David Johnson (118 targets, 80 recepciones) y Le'Veon Bell (94 targets, 75 recepciones) son evidencia contundente de esta situación. Para muchos, actualmente, ellos son el prototipo de jugador en la posición.

La puntuación estándar para los corredores es de la siguiente manera:

10 yardas por  acarreo = 1 punto
Touchdown por acarreo  = 6 puntos
10 yardas por recepción = 1 punto
Touchdown por recepción = 6 puntos
Balón suelto perdido = -2 puntos

Hay otro tipo de ligas llamadas PPR (puntos por recepción) que adicional al yardaje también otorgan un punto o una fracción de punto por cada pase atrapado. Asimismo, dependiendo de la configuración de la liga también puede haber bono por sobrepasar las 100 yardas terrestres o por acarreos largos (+50 yardas).

En el caso de los corredores, hay una estrategia bastante popular llamada “hand cuffing” que consiste en tomar al suplente del corredor estelar que se haya seleccionado. Esto como un seguro en caso de una lesión. 

Para esta temporada, el Top 3 en la posición es prácticamente indiscutible, tal vez haya quienes difieran en el orden del 2 y el 3, el 1 definitivamente me parece inamovible. 

El ranking de RBs para este año es el siguiente:

1. David Johnson (20.73 puntos estándar por juego). Este corredor se apropió en su totalidad de la ofensiva de Arizona. En su segunda temporada como profesional, se consolidó como uno de los corredores más productivo en la liga, basta decir que fue el líder en touchdowns de la liga con 20 (16 por carrera, 4 por recepción). Adicionalmente, tuvo 15 juegos con al menos 100 yardas combinadas (hubieran sido 16, pero una lesión lo hizo perderse gran parte del último partido de la temporada). Para 2017, se espera que vuelva a echarse a los hombros a la ofensiva de Arizona. Será difícil no verlo como la selección #1 global en la mayoría de los drafts.

2. Le’Veon Bell (20.2 puntos estándar por juego). Después de ser suspendido los primeros tres juegos de la temporada, Bell tuvo un inicio relativamente lento en fantasy. En sus primeros cinco juegos, promedió tan solo 13.18 puntos estándar. Sin embargo, el enfoque ofensivo de Pittsburgh recayó en él para la segunda mitad de la temporada lo que aumentó considerablemente su carga de trabajo derivando en un promedio de 25.21 puntos estándar. Tuvo una de las tres actuaciones más productivas en fantasy en la temporada 2016 al lograr 47.8 puntos en la semana 13 contra Buffalo. En realidad, el único riesgo de Bell es que ha sido algo propenso a las lesiones y suspensiones.

3. Ezekiell Elliott (19.69 puntos estándar por juego). Elliott finalizó la temporada 2016 como el líder corredor de la liga con 1,631 yardas en 15 juegos. Comenzó algo lento en fantasy promediando apenas 13.96 puntos estándar en las primeras tres semanas, pero después levantó hasta los 21.12 puntos por juego. Además, también dejó claro que puede contribuir en el juego aéreo al atrapar 32 pases para 363 yardas y un touchdown. Por su puesto, su uso en el juego aéreo es mucho menor al de Bell y Johnson, aunque eso no quiere decir que sea menos capaz en este rubro es solo que el sistema ofensivo es distinto. Volverá a estar detrás de una de las mejores líneas, así que su producción está prácticamente garantizada. El único riesgo es que podría enfrentar medidas disciplinarias por situaciones fuera del campo de juego.

4. Devonta Freeman (14.5 puntos estándar por juego). Este joven corredor ha ido ganando su lugar como uno de los corredores más dinámicos en la NFL. Se esperaba que con una mayor participación por parte de Tevin Coleman, su impacto disminuyera. Sin embargo, sus estadísticas se mantuvieron prácticamente iguales a las de 2016, solo que con menor carga de trabajo. Así que tendremos a un Freeman relativamente fresco para 2017. Obviamente, lo que genera más dudas en torno a este corredor es que tanto extrañará la presencia de Kyle Shanahan como coordinador.

5. LeSean McCoy (16.42 puntos estándar por juego). Después de un primer año flojo en Buffalo, McCoy volvió a mostrar la explosividad que lo caracterizó en Filadelfia. Tuvo la segunda cifra más alta de touchdowns terrestres en su carrera (13) y también estuvo muy activo en la ofensiva aérea con 50 recepciones. Esas cifras pudieron haber sido aún mayores de no ser porque Mike Gillislee fue usado en varias ocasiones en zona de goal. El año pasado, McCoy fue seleccionado en promedio en la 3ª ronda. Para este año, será difícil que llegue a esa instancia.

6. DeMarco Murray (14.9 puntos estándar por juego). En 2016, Murray volvió a un sistema ofensivo similar al que lo hizo sobresalir en Dallas, así que su producción habitual también regresó. Este corredor volverá a contar con una línea dominante, así que hay razones para verlo como un activo valioso en fantasy. La presencia de Derrick Henry aún no parece ser del todo amenazante, aunque valdría la pena hacer el “handcuff” entre estos jugadores por si alguna lesión ocurriera.

7. Jay Ajayi (12.69 puntos estándar por juego). Después de que Miami dejara ir a Lamar Miller y contratara a Arian Foster, parecía que Ajayi pasaría desapercibido en 2016. Sin embargo, tras cinco semanas de producción mediocre, este corredor finalmente comenzó a rendir frutos con dos juegos consecutivos de 200+ yardas. Sumaría tres con esa cifra en la temporada. Demostró que definitivamente puede ser un jugador valioso en fantasy. El único detalle es que 735 (57.8%) de sus 1,272 yardas terrestres en la temporada las logró en solo cuatro juegos. La constancia no fue una de sus principales características. Valdrá la pena considerarlo como un RB2 o un RB3.

8. Jordan Howard (13.54 puntos estándar por juego). Mientras que Ezekiel Elliott robó la atención como novato, discretamente, Howard tuvo una muy buena temporada en su debut como profesional. No tardó en desplazar a Jeremy Langford y Ka’Deem Carey. El juego en el que terminó de asentarse como el titular fue en un lunes por la noche contra la poderosa defensiva de Minnesota, mismo en el que terminaría corriendo 153 yardas y un touchdown, además de agregar cuatro recepciones para 49 yardas. El principal riesgo de Howard es que la ofensiva de Chicago aún tiene muchas carencias y, sobre todo, quarterbacks que aún están por probarse. Volverá a ver una carga considerable de trabajo, pero habrá que elegirlo con cautela esperando no siga los pasos de Todd Gurley.

9. Melvin Gordon (16.43 puntos estándar por juego). Tras una decepcionante temporada como novato, Gordon logró producir con mayor consistencia en 2016. En su primer año, se había ido sin touchdowns, pero en su segundo año, logró anotar en 12 ocasiones (10 por carrera, dos por pase). Su producción en yardas no fue tan impresionante (997 yardas, 3.7 de promedio por acarreo). Ahora que regresa Danny Woodhead, el trabajo de Gordon podría disminuir, especialmente en situaciones de pase. Gordon atrapó 41 pases para 419 yardas y dos touchdowns. 

10. Lamar Miller (11.57 puntos estándar por juego). Se espera que en Houston, Miller finalmente luciera como un RB1. Pero para aquellos que lo tomaron en 1ª o 2ª ronda terminó siendo una decepción. En general, la ofensiva de Houston tuvo muchos problemas para carburar y Miller también batalló con lesiones, así que no fue el mejor escenario para que este corredor luciera. Es poco probable que haya quien se arriesgue a tomarlo nuevamente temprano en el draft, pero sería una buena adición como corredor complementario.

11. Bilal Powell (8.19 puntos estándar por juego). La ofensiva de NY Jets luce como un desastre de cara a la temporada 2017, sin embargo, Powell parece ser lo mejor en ese grupo. Ya este jugador ha dado señales que puede contribuir significativamente en fantasy cuando se le da consistentemente el balón. Con la posición de QB en el aire para los Jets, es muy probable que Powell vea el balón constantemente tanto en el juego terrestre como en el aéreo.

12. Todd Gurley (9.93 puntos estándar por juego). La temporada 2016 fue un desastre para Gurley y terminó llevándose entre las patas a aquellos que decidieron tomarlo en rondas tempranas (1a y 2a). Solo pudo rebasar los 15 puntos un par de veces en la temporada. Tuvo una baja en casi todas las categorías estadísticas para un corredor. Para 2017, verlo como RB1 o RB2 sería una gran apuesta, especialmente porque habrá que esperar a ver si recupera la confianza mostrada en su año de novato. La continua ausencia de huecos lo hizo ver dubitativo al final de la temporada pasada y eso es un signo bastante negativo para un corredor.

13. Leonard Fournette (novato). Jacksonville decidió seguir los pasos de Dallas en 2016 y se hizo de uno de los corredores más explosivos a nivel colegial. Fournette no debería tener problemas para adaptarse al nivel de la liga tal y como lo hizo Ezekiel Elliott. No obstante, tampoco se puede comparar la calidad de la línea ofensiva de Dallas a la de Jacksonville, así que hay que tomarlo en rondas medias (4a a 7a) podría ser conveniente.

14. Christian McCaffrey (novato). Este jugador se caracterizó por ser uno de los más dinámicos a nivel colegial: corría el balón, atrapaba pases, devolvía patadas. Se espera que ese dinamismo continúe en la NFL. De hecho, el valor de este corredor será aún mayor en ligas PPR, pues podría estar participando continuamente como receptor interno, una válvula más de escape para Cam Newton.

15. Isaiah Crowell (10.57 puntos estándar por juego). Tal vez el único jugador de Cleveland relevante en fantasy, al menos al inicio de temporada. Sin embargo, por lo mismo, su principal característica es que es totalmente impredecible. Bien puede tener un juego de 20+ puntos o uno de 10- puntos. En 2016, impuso nuevo máximo personales en yardas terrestres (952), yardas por acarreo (4.8), recepciones (40) y yardas por recepción (319). Es más que nada un jugador que habrá que usar en semanas especificas.


16. Doug Martin (9.19 puntos estándar por juego). Pasó la mayor parte de la temporada 2016 lesionado y cuando jugó, su productividad fue poco relevante. Solo anotó en tres ocasiones y no tuvo juegos de 100+ yardas. Para 2017, comenzará la temporada suspendido por las primeras tres semanas. Sin embargo, con el grupo de receptores que Tampa Bay tendrá, es posible que este jugador vea defensivas muchos más relajadas contra la carrera. Es un apuesta interesante que puede funcionar si se toma en rondas medias o tardías.

17. CJ Anderson (11.64 puntos estándar por juego). Comenzó muy bien la temporada con una actuación de más de 25 puntos. Pero su producción empezó a decaer a partir de la segunda semana hasta verse completamente diluida en la semana 8 cuando fue diagnosticado con una lesión que le hizo perderse el resto de la temporada. Este temporada, compartirá el backfield con Jamaal Charles y Devontae Booker. No obstante, sigue siendo el más efectivo de los tres y con dos quarterbacks que aún están probándose (Paxton Lynch, Trevo Siemian), seguramente continuará viendo una carga considerable de trabajo.

18. Carlos Hyde (11.85 puntos estándar por juego). Las lesiones han impedido que este corredor alcance su verdadero potencial tanto en el juego real como en fantasy. En 2017, Kyle Shanahan dictará el uso de Hyde, así que podríamos verlo en un papel similar al de Devonta Freeman en Atlanta. Si logra mantenerse sano, esto lo hace extremadamente atractivo como un "sleeper" que podría rendir mucho durante la temporada.

Otros corredores:

19. Marshawn Lynch
20. Adrian Peterson  / Mark Ingram
21. Frank Gore
22. Ameer Abdullah
23. Tevin Coleman
24. Joe Mixon / Giovani Bernard / Jeremy Hill
25. Ty Montgomery
26. Eddie Lacy / CJ Prosise
27. Paul Perkins
28. Spencer Ware
29. Samaje Perine / Rob Kelley
30. Dalvin Cook / Latavius Murray
31. Terrance West / Danny Woodhead
32. Mike Gillislee

sábado, 15 de julio de 2017

Fantasy Rankings 2017: Quarterbacks (QBs)


La posición más valorada en la vida real. Sin embargo, en el fantasy, la situación es distinta. El hecho de que todos los quarterbacks estén obligados a producir partido tras partido y que la liga esté sumamente inclinada al juego aéreo, los hace fácilmente reemplazables.  Eso no quiere decir que tener a Aaron Rodgers o Tom Brady no sea favorable, sino que no tenerlos tampoco implica una desventaja considerable.

Generalmente, lo más recomendable es elegir al QB después de la 3ª ronda (algunos opinan que hasta la 5ª), ya que se tenga un soporte ofensivo adecuado en WRs, RBs e incluso TEs.

Para aquellos que se inician en el fantasy, es importante tomar en cuenta las reglas de puntuación de las ligas en las que participan ya que hay diversos formatos. En el estándar, la puntuación se da de la siguiente manera:
  • 25 yardas por pase = 1 punto
  • Pase de Td = 4 puntos
  • 10 yardas por carrera = 1 punto
  • Td terrestre = 6 puntos
  • Fumble perdido = -2 puntos
  • Intercepción = -2 puntos
Adicionalmente, hay algunos formatos en los que se otorgan bonos por llegar a ciertas metas como lanzar 300+ yardas o lanzar un pase de 50+ yardas, por ejemplo.

Como se darán cuenta el Top 3 casi es un consenso general. El orden puede variar, pero son esos tres jugadores los que suelen ser más consistentes. Asimismo, hay que recordar que en 2016 las mayores decepciones en esta posición fueron Blake Bortles, Russell Wilson y Cam Newton, jugadores que se quedaron muy lejos de las expectativas. No obstante, algunos de ellos habrá que reconsiderarlos para esta temporada, recordemos que el fantasy football es todo menos estático.

El ranking de QBs para este año queda de la siguiente manera:

1. Aaron Rodgers (24 puntos estándar por juego). En 2016, Rodgers finalizó como el quarterback más productivo en fantasy promediando 24 puntos estándar por juego. La falta de producción en el juego terrestre de Green Bay provocó que Rodgers tuviera mucho más trabajo, y esto terminó reflejándose en una producción significativa en términos de fantasy. Adicionalmente, el regreso de Jordy Nelson así como la presencia de un Davante Adams más maduro también contribuyeron. Para 2017, Rodgers continúa siendo una garantía, conserva a su grupo de receptores y tendrá a Martellus Bennett como ala cerrada.

2. Tom Brady (21.38 puntos estándar por juego). Además de conseguir su quinto anillo, Brady se mantuvo como uno de los quarterbacks más consistentes en fantasy durante 2016. El único “pero” fue que estuvo suspendido los primeros cuatro juegos. Con un sistema de pases cortos sumamente efectivo, corredores sumamente versátiles y un grupo de receptores que ahora incluye a Brandin Cooks, esta leyenda de la NFL continuará produciendo en 2017.

3. Drew Brees (21.27 puntos estándar por juego). Este veterano continúa produciendo a gran escala. En 2016, logró superar las 5,000 yardas por quinta vez en su carrera. Cuando parecía que el brazo de este quarterback podría debilitarse, volvió a lograr estadísticas cuantiosas. Adicionalmente, hay que tomar en cuenta que el grupo de receptores con el que contó en 2016 fue uno de los mejores que ha tenido en su carrera.

4. Kirk Cousins (19.14 puntos estándar por juego). La carrera de Cousins continúa en ascenso, aún sin un contrato multianual por parte de su equipo. Sin embargo, en términos de fantasy se ha consolidado como un quarterback confiable. Jay Gruden (HC) se ha entendido muy bien con este jugador y juntos han llevado a que Washington tenga una de las ofensivas aéreas más productivas en la liga. Este año, contará con un grupo de receptores renovado tras la partida de Pierre Garcon y DeSean Jackson.

5. Andrew Luck (20.91 puntos estándar por juego). Aún con la debacle general del equipo en temporadas recientes, Luck se ha mantenido como un quarterback efectivo y bastante productivo en términos de fantasy. Sin duda, podría estar más arriba en este ranking, pero las lesiones y estar rodeado de un grupo de jugadores ofensivos con muchas dudas provocan que su valor caiga (ligeramente). Si su línea lograra mejorara la protección de pase y algún receptor adicional a TY Hilton emergiera, Luck podría tener un año muy productivo.

6. Russell Wilson (16.42 puntos estándar por juego). En 2016, se esperaba que Wilson fuera uno de los quarterbacks más productivos. La presencia de Jimmy Graham (TE) y ser uno de los quartebacks más dinámicos permitían inferir eso. No obstante, la línea ofensiva terminó siendo un desastre y Wilson pasó gran parte de la temporada con lesiones que limitaron considerablemente su movilidad. De esta manera, Wilson tuvo un nuevo mínimo en yardas terrestres en una temporada con solo 259, asimismo, lanzó la segunda cifra más baja de pases de touchdown en su carrera (21). Para esta temporada, con mejor desempeño de su línea y con la presencia de Tyler Lockett  y el surgimiento de Paul Richardson es posible que este QB pueda producir como se esperaba que lo hiciera al inicio de la temporada 2016.

7. Matt Ryan (21.72 puntos estándar por juego). El quarterback de Atlanta tuvo una temporada espectacular en 2016, completó 69.9% de sus pases (373/534) para 4,944 yardas, 38 touchdowns y siete intercepciones. Eso lo logró después de compartir algunas temporadas con Kyle Shanahan como coordinador ofensivo. Este año, Shanahan ya no estará. Repetir números espectaculares sin la mente estratégica de Shanahan luce complicado para Ryan. No obstante, aún será un quarterback que sería deseable agregar en rondas intermedias.

8. Dak Prescott (18.43 puntos por juego). Prescott estuvo empatado con Aaron Rodgers y Matt Ryan como los quarterbacks con más partidos anotando por lo menos 18 puntos estándar (12). La protección de su línea, así como un efectivo juego terrestre le dieron muchas oportunidades de hacer jugadas grandes, tanto por pase (23 Tds) como por carera (6 Tds). Solo hubo un partido en donde produjo menos de 10 puntos (dejando del lado el último de temporada regular en donde solo participó en unas cuantas jugadas). Con mayor madurez y con la presencia de Dez Bryant en un mayor número de juegos, el valor de este quarterback es alto. 

9. Marcus Mariota (18 puntos estándar por juego). Tal vez Mariota aún no sea factor para hacer ganar a su equipo (aún en la división más débil de la AFC), pero definitivamente es un buen activo en cuanto a  Fantasy se refiere. En 2071, tuvo una racha de ocho juegos (semana 5 a 12) promediando 24.59 puntos. Este quarterback explotó en contra de defensivas como Cleveland, Indianápolis, Green Bay y Miami, entre otras. Es un quarterback muy atlético que permite obtener puntos también por la vía terrestre. EL principal riesgo es que tiende a desaparecer cuando enfrenta a defensivas de mejor nivel, por ejemplo, en contra de Kansas City y Denver, solo promedió 7.38 puntos. Convendría tomarlo como un QB2.

10. Derek Carr (17.63 puntos estándar por juego). El cielo es el límite para este joven quarterback (siempre y cuando no se enfrente a Kansas City). En 2016, Carr mostró que puede ser parte de la élite de los quarterbacks en la liga. Su actuación más impresionante en fantasy se dio en la semana 8 cuando casi acumuló 40 puntos (37.82 para ser exactos). El principal detalle de este QB es que suele tocar los extremos (en cuanto a fantasy se refiere), o lo hace muy bien o de plano desaparece. La temporada pasada, tuvo ocho juegos en los que superó los 18 puntos y en los que promedió 23.42 puntos, en los otros siete, promedió tan solo 11.07. Así que es un jugador que vale la pena tener, pero al que habrá que alinear con cierta cautela, sobre todo, estando consciente del rival al que enfrenta.

11. Matthew Stafford (17.61 puntos estándar por juego). En 2016 y hasta que se compruebe lo contrario, Detroit careció de ofensiva terrestre, así que Stafford tuvo demasiado trabajo. No obstante, como activo en fantasy no fue del todo constante. Su mejor momento se dio en la primera mitad de la temporada cuando promedió 19.34 puntos por juego. Para la segunda mitad, esa cifra bajó a 15.87 puntos. Su papel en fantasy es más que nada como un quarterback complementario que puede ser muy valioso en determinados momentos de la temporada. Adicionalmente, hay que tomar en cuenta que tiene un grupo de receptores bastante competente y que sus corredores, encabezados por Theo Riddick, son una extensión del juego aéreo frecuentemente.

12. Philip Rivers (16.81 puntos estándar por juego). Rivers continúa siendo un quarterback productivo en cuestiones de fantrasy. Su papel podría ser aún mejor, pero las lesiones en el grupo de receptores y en la línea han impedido que así sea. Tuvo seis juegos con 18 o más puntos en 2016. En el resto, más bien rondó entre los 11 y 14 puntos. Su contribución vendría como la de un quarterback complementario.

Los demás quarterbacks:

13. Ben Roethlisberger
14. Cam Newton
15. Tyrod Taylor
16. Jameis Winston
17.  Eli Manning
18.  Carson Palmer
19. Andy Dalton
20. Ryan Tannehill
21. Blake Bortles
22. Joe Flacco
23. Carson Wentz
24. Sam Bradford
25. Alex Smith
26. Brian Hoyer
27. Paxton Lynch / Trevor Siemian
28. Deshaun Watson /  Tom Savage
29. Jared Goff
30. Mike Glennon / Mitchell Trubisky
31. Cody Kessler
32. Josh McCown

jueves, 9 de febrero de 2017

¡Juego Daily Fantasy Football!



Si han visto transmisiones en idioma original o el canal de NFL Network es probable que se hayan topado con publicidad de sitios como Fan Duel y Draft Kings. De hecho, en las temporadas 2013 y 2014, estos sitios inundaron de publicidad la TV de Estados Unidos. Ya para 2016, le bajaron un poco. Después de un tiempo de ver tanto anuncio, yo fui una de las personas a las que les nació la curiosidad por ver de que trataban estos sitios.




Así que eché un vistazo a las páginas. Vi que no había gran ciencia con lo que se tenía que hacer. Obviamente, había un proceso de “loggeo” (dar de alta una cuenta con un correo, nombre y dirección) y, posteriormente, ya se tenía acceso a la plataforma de juegos. El principal obstáculo es que hay que hacer un depósito para poder acceder a la mayoría de los juegos  (el mínimo es de 25 USDs y no hay máximo).  En realidad esto no debería representar un obstáculo, sin embargo, al leer los términos y condiciones de las páginas resulta que solo es posible hacerlos con tarjetas de crédito / débito de EUA o de Canadá. Solo los residentes legales de esos países pueden participar. Esta situación me detuvo por un momento (mientras conseguía a mi residente asociado). Mientras, eché un vistazo a la variedad de formatos de competencia que se ofrecían en el sitio, de esos hablará más tarde.

Finalmente, uno de mis mejores amigos y residente en Canadá accedió. Se dio de alta en Draftkings e hizo el primer depósito (25 USDs). Así que estábamos listos para comenzar la experiencia.

El Juego

Lo emocionante de estos formatos es el cortísimo plazo en el que suceden. Mientras que en nuestros drafts tradicionales seleccionamos para una temporada completa, en el daily fantasy solo se seleccionan jugadores para un grupo de juegos en una jornada en específico.

El Daily Fantasy en NFL no es tan “diario” como en otros deportes (NBA, NHL, MLB, MLS, etc). Al final, depende de las jornadas de la liga, así que está sujeto a los jueves, domingo y lunes. En Draft Kings, generalmente, se crean torneos que incluyen solo los juegos de jueves y lunes; y otros que incluyen solo los de los domingos.

Hay competencias / torneos de diferentes precios y “pool” de participantes.

Tipos de Torno con sus cuotas de entrada, premios y pool de participantes.
Las cuotas de participación pueden ir desde los 0.25 USDs hasta los 10,600 USDs (ese es el rango que yo he visto). Y los premios van desde los 0.50 USDs hasta un millón de dólares. Lo mismo, los grupos de participantes en una competencia pueden ir de solo un par de personas hasta cientos de miles.

Los premios se dan de manera escalonada en la mayoría de los torneos. Dependiendo del tamaño del torneo pueden ganar los primeros 10 o los primeros 80,000 lugares.
¿Cómo se hace el draft?

El draft se da con base en un presupuesto para “comprar” jugadores. En el caso de Draftkings esta cifra es de 50,000 (No estoy del todo seguro, pero parece que es el estándar en la mayoría de los sitios). De esta manera, cada jornada el sitio da a conocer los precios de los jugadores. Como seguramente intuyen, los jugadores más caros son del tipo de Le’Veon Bell, Odell Beckham Jr., Antonio Brown, Aaron Rodgers, Rob Gronwkowski, David Johnson, por mencionar algunos. Todos ellos regularmente tienen un precio por arriba de los 7,000 (llegando incluso hasta los 10,000). En la fijación de precios tienen que ver factores como la producción reciente y el desempeño de la defensiva que está por enfrentar un jugador. Así que una semana donde David Johnson enfrente a la defensiva de Cleveland podría colocarlo como el jugador más caro, precisamente porque tiende a asegurar una buena producción de puntos.  Entre mayor sea la incertidumbre de producción de un jugador, su precio bajará.

Los precios mínimos por posición son: QB (5,000), RB y WR (3000); TE (2,500) y Defensivas (2,000).

Para armar una alineación, se seleccionan los jugadores en la parte izquierda de la pantalla. Conforme se vayan seleccionando jugadores, se irá indicando el presupuesto disponible y las posiciones por llenar. 
Para el caso de Draftkings, se seleccionan nueve jugadores: un QB, dos RBs, tres WRs, un TE, un FLEX (RB/WR/TE) y una defensiva. Prefiero este formato que excluye pateadores. En otro sitios como Fan Duel, los pateadores si son tomados en cuenta dentro de la alineación.

El draft no tiene horario. Mientras el torneo en el que se desee participar tenga cupo y, obviamente, éste no haya iniciado es posible realizarlo. Dependiendo de la configuración del torneo también es posible meter múltiples alineaciones (hacer muchos drafts). Hay algunos que tienen como límite tres, por ejemplo, pero hay otras que permiten hasta 1,000. Por supuesto, cada alineación tiene su propio costo. La edición de la alineación es posible siempre y cuando el partido del jugador o los jugadores que se quieran cambiar no haya iniciado.

¿Cómo es la puntuación?

Todas las plataformas funcionan bajo el sistema de puntuación PPR (un punto por recepción). Para el caso de draftkings, además hay bonos (3 puntos) por rebasar las 100 yardas por recepción / carrera, así como por superar las 300 yardas lanzando. Los fumbles e intercepciones son menos penalizados (-1 punto). El resto de la puntuación es prácticamente idéntica a la estándar.

¿Es fácil ganar?

La premisa con la que estos sitios se anuncian es que ofrecen juegos basados en habilidades. Esas habilidades tienen mucho que ver en la capacidad de investigación y seguimiento al desempeño de los jugadores; así como de optimización de alineaciones. En los drafts convencionales estamos acostumbrados a darle seguimiento a nuestro grupo de jugadores y a los “waivers”. Sin embargo, en el daily fantasy es posible escoger a cualquier jugador, así que eso amplía la población objetivo de jugadores a analizar a algunos cientos (entre 400 y 700 en temporada regular).

Y así surgen preguntas más interesantes y complejas como ¿A quién alineo esta semana a Aaron Rodgers o a Drew Brees o quizá a Tom Brady?; Tengo oportunidad de alinear a Le’Veon Bell y David Johnson simultáneamente, pero ¿qué tanto esta decisión merma mi capacidad para alinear otros jugadores de impacto en el resto de las posiciones?. Y así, la pregunta de ¿Qué jugador podría darme más puntos al menor costo? Se vuelve una constante.

En mi primer intento (Semana 1 de temporada regular 2015) imaginé que era muy sencillo así que participé en el torneo de “millionaire maker” que tiene una cuota de entrada de 20 USDs. Ese torneo premia alrededor de las primeras 100,000 alineaciones (son premios escalonados, donde el #1 se lleva el premio de un millón y los jugadores del #80,000 al #100,000 reciben 30 USDs, por ejemplo). Creo que quedé como en lugar 105,000 (¡Adiós a mis 20 USDs!). Así que me di cuenta que no eran tan fácil como habían dicho. No tardó en llegar mi primera alineación ganadora (5 USDs jaja), pero aún así pasé la primera mitad de la temporada 2015 novateado (se perdieron como 40 USDs en el proceso, no se alarmen). Fue hasta la segunda mitad de esa temporada, que me quedó claro el nivel de investigación que se requería. Ya con mayor información las pérdidas fueron neutralizadas y hubo algunas ganancias, incluso.

Para 2016, los resultados fueron mucho mejores. Ya ni siquiera hubo necesidad de hacer un nuevo depósito (en 2015, jugué con 100 USDs en total). Con el remanente de 2015 fue suficiente para continuar con el experimento. Hubo avances interesantes como superar la barrera de los 200 puntos en las alineaciones y, por lo tanto, estar muy cerca de alcanzar los lugares que implican retornos de cuatro cifras. Esto, en gran parte, debido a un seguimiento más meticuloso de datos sobre el desempeño de jugadores (dicho en otras palabras, le dediqué algunas horas más por día a esto).

Algunas de mis mejores alineaciones en el transcurso de la temporada 2016 (la mayoría convirtieron 3 USDs en 50.

Semana 3
Semana 4
Semana 6
En conclusión, no es sencillo ganar sustancialmente. Además del seguimiento a los datos y de ponerse creativo con las herramientas de análisis, la experiencia también cuenta. No obstante, a mi me parece bastante entretenido y bueno, es un hobby que puede ser potencialmente muy recompensante.


Estas son alineaciones #1 del 2015. La mayoría de las alineaciones de este tipo logra superar los 220 puntos.
Panorama en México

Fuera de Estados Unidos, el Daily Fantasy aún se encuentra en estado de embrión. Hace poco vi que Caliente en México ya ofrece algo del estilo en un sitio llamado fanplei. Sin embargo, aún es muy poco conocido este formato de competencia. Una de las razones por las cuales sitios como Fan Duel y Draft Kings han crecido a pasos agigantados es por la enorme inversión en publicidad que han realizado. Además, cuentan con el respaldo de diversas cadenas televisivas y ligas profesionales incluida la NFL.

Ya para finalizar les dejo un video de John Oliver que me pareció muy gracioso sobre el tema del Daily Fantasy, un tema que ha levantado revuelo en EUA desde el punto de vista legal. Básicamente por que para muchos no es más que una apuesta y las apuestas deportivas están prohibidas a nivel federal en ese país. Pero bueno, échenle un ojo.